No pinché en Venecia

¡Comenzamos, venecianos!

A raíz de unos comentarios que leído en Internet, me veo obligado a dejar constancia de que nunca he pinchado en la discoteca Venecia.

El volumen 9 de Venecia sí está mezclado por mí con discos de vinilo de la época, pero únicamente fue realizado como homenaje a aquella sala en la que pasé tán buenos momentos (de ahí que en el nombre de la sesión esté presente la palabra “homenaje”). Así que, por paradójico pudiera parecer, el sonido veneciano de este volumen no sonó en Venecia, sino que es el de los temas que a mí me habría gustado que sonaran (basándome en lo que ponían en mi época preferida de la Vene, en los años 1999-2001) si la discoteca no hubiese cerrado sus puertas.

Dicho esto, espero que no vuelvan a surgir confusiones.

A modo de recordatorio: Las cenizas de Venecia, con el paso del tiempo acabaron en Dcibelia; aunque ésta, musicalmente hablando, no es ni de lejos la sombra de lo que nuestra discoteca fue (claro que los tiempos que corren, tampoco lo son).